Tipos de radiofrecuencia facial MONOPOLAR, BIPOLAR y TRIPOLAR

Tipos de radiofrecuencia facial: MONOPOLAR, BIPOLAR y TRIPOLAR

Existen diferentes clasificaciones del tratamiento por radiofrecuencia facial, estos tipos de radiofrecuencia facial en función de los distintos aspectos que aplica esta tecnología. Una de las clasificaciones más importante se basa en los polos «activos» a través de los electrodos que se utilizan para tratar la piel.

Los tipos de radiofrecuencia facial varían así: Si se utiliza un electrodo «activo» o polo eléctrico para el tratamiento por radiofrecuencia facial, tenemos radiofrecuencia monopolar. Con dos electrodos activos tenemos radiofrecuencia bipolar.

En este artículo examinamos los diferentes tipos de radiofrecuencia facial y las ventajas de la radiofrecuencia facial bipolar frente a la monopolar y también hablamos de los tratamientos de radiofrecuencia tripolar, tetrapolar y octipolar, así como de la radiofrecuencia unipolar.

Tipos de radiofrecuencia facial: Tratamiento de radiofrecuencia monopolar, bipolar, tripolar, tetrapolar, octipolar y unipolar

Una pregunta que te puede surgir a primera vista es ¿Cuál es la diferencia entre la radiofrecuencia unipolar, monopolar, bipolar y multipolar (es decir, tripolar, tetrapolar/cuadripolar, octipolar/octapolar)?. Y por supuesto ¿Cuál es la mejor para el tratamiento de la piel de la cara?

En primer lugar hay que dejar un concepto claro: en la electricidad sólo hay dos polos: el positivo y el negativo. Eso algo que todos debemos tener siempre claro.

Así que todas etas denominaciones como tripolar, tetrapolar, octipolar, son un error de denominación y un poco de adaptación, sobre todo cuando se trata de ocho polos, que es una exageración e innecesaria pero que más adelante abordaremos en este articulo.

Iniciaremos este articulo explicando primero lo que es la radiofrecuencia facial monopolar y bipolar, y luego abordaremos la radiofrecuencia facial multipolar y unipolar.

¿Qué es el tratamiento de radiofrecuencia facial monopolar?

En la radiofrecuencia facial monopolar, los polos positivo y negativo están situados a bastante distancia el uno del otro. Como resultado, la corriente no tiene otra opción que atravesar todas las capas de la piel después de entrar en ella, viajar a través del cuerpo hasta el otro polo y salir de allí.

Una fracción de segundo después, la polaridad cambia y la corriente se ve obligada a atravesar de nuevo todas las capas de la piel en la dirección opuesta. Como la polaridad cambia de unos cientos de miles a unos millones de veces por segundo, se produce una vibración/rotación molecular que da lugar a calor.

El hecho de que la corriente se vea obligada a atravesar todas las capas de la piel significa que con la radiofrecuencia facial monopolar podemos tratar no sólo la superficie de la piel (epidermis) sino también la capa media de la piel (dermis), la capa más profunda de la piel (hipodermis/subdermis) e incluso los depósitos de grasa subcutánea que se encuentran debajo de la propia piel.

La profundidad del tratamiento con radiofrecuencia facial monopolar depende también de otros factores, no sólo de la disposición bipolar o monopolar. Sin embargo, en la mayoría de las configuraciones, la radiofrecuencia facial monopolar nos permite profundizar bastante. Desgraciadamente, esto no ocurre con la radiofrecuencia facial bipolar, que se limita a un tratamiento bastante superficial, independientemente de los trucos que se utilicen para hacer que la corriente «sea más profunda».

Máquinas de radiofrecuencia facial bipolar

¿Qué es el tratamiento de radiofrecuencia bipolar y por qué es tan superficial?

Para entender que es la radiofrecuencia facial bipolar debemos entender que en la radiofrecuencia bipolar, los polos positivo y negativo están situados muy cerca el uno del otro, demasiado cerca para un tratamiento profundo.

En estos tipos de radiofrecuencia facial donde los polos están cerca el uno del otro, la corriente eléctrica no tiene más remedio que penetrar breve y superficialmente en la piel y volver a salir de la piel por el otro polo, no muy lejos de donde entró. A menudo, la «trayectoria» de la corriente abarca sólo la epidermis.

Esto significa que si queremos tratar adecuadamente la dermis con estos tipos de radiofrecuencia facial, primero debemos quemar literalmente la epidermis, que está en medio y absorbe casi toda la corriente. Como nadie querría quemar la epidermis, la intensidad del tratamiento se ajusta a niveles más bajos. De este modo, la epidermis queda satisfecha, pero las capas más profundas de la piel reciben un tratamiento muy ligero, si es que lo reciben.

El calentamiento de la epidermis da la impresión de ser un tratamiento muy fuerte, con mucho enrojecimiento, sensación de calor y, a menudo, irritación, lo que, efectivamente, da lugar a un cierto estiramiento superficial. Sin embargo, no se estimula mucho la producción de colágeno/elastina en la dermis/subdermis inferior y, definitivamente, no se produce ninguna reducción de la grasa de la celulitis o de la grasa profunda.

Si se aumenta la intensidad, para que el tratamiento trabaje en las capas más profundas de la piel, donde se encuentran las células de colágeno, y produzca algo de reafirmación/elevación de la piel, la epidermis se quema/irrita y/o se experimenta un dolor severo.

Si intentamos separar los dos polos, el tratamiento es un poco más profundo, pero todavía no lo suficiente, ya que la mayor parte de la corriente eléctrica sigue siendo conducida a través del camino más corto posible de positivo a negativo. Además, el producto de tratamiento utilizado en esos casos suele llevar su propia resistencia eléctrica, lo que provoca un calentamiento más superficial. En algunas máquinas para radiofrecuencia facial, pero no en todas, esto se contrarresta con el enfriamiento, pero aun así el tratamiento sigue siendo bastante superficial con la mayoría de las aplicaciones de radiofrecuencia facial bipolar.

Máquinas de radiofrecuencia facial bipolar

Radiofrecuencia facial bipolar con succión por vacío

Dentro de los tipos de radiofrecuencia facial bipolar está la opción de la succión por vacío para forzar a los dos polos a encontrarse uno frente al otro, con un pliegue de piel entre ambos polos, y así forzar a la corriente a atravesar todas las capas de la piel. Sin embargo, la corriente seguirá pasando por las capas superficiales con menos impedancia, en lugar de atravesar dos capas de fascia superficial de alta impedancia para llegar al polo opuesto.

Los tipos de radiofrecuencia facial bipolar por succión no es recomendable para aplicar como metodo de radiofrecuencia corporal dado que el vacío estira la piel, pero siempre es ideal para la cara ya que en general es un procedimiento demasiado superficial.

Radiofrecuencia facial tripolar, tetrapolar, octipolar y otras multipolares

Como he mencionado antes, en la electricidad sólo hay dos polos, el positivo y el negativo. Así que la pregunta obvia es ¿cómo es que existen diferentes tipos de radiofrecuencia facial radiofrecuencia tripolar y multipolar?

La respuesta es sencilla: con la radiofrecuencia tripolar, hay tres electrodos, con los dos polos: el positivo y el negativo, siempre alternando entre los tres electrodos. En un momento dado, uno de ellos es el negativo, el otro es el positivo mientras el otro está inactivo.

Con la radiofrecuencia facial tetrapolar, los dos polos se alternan entre cuatro electrodos, estando dos inactivos en todo momento. Con la octipolar, son dos los activos y seis los inactivos. Y así sucesivamente en todos los tipos de radiofrecuencia facial con multiples polos.

En teoría, esta alternancia de polos da lugar a un calentamiento más uniforme y/o más profundo. En la práctica, lo único que necesitaríamos para producir un calentamiento más profundo sería separar sólo dos polos. Lo que produce corrientes mas suaves que no llegan a una profundidad tan grande como con el monopolar. Por lo que el tratamiento con estos tipos de radiofrecuencia facial es muy recomendable para tratar superficialmente la piel del rostro.

Máquinas de radiofrecuencia facial multipolar

Tratamiento de radiofrecuencia facial unipolar

La radiofrecuencia facial unipolar no es ni bipolar ni monopolar: se basa en un campo electromagnético creado por una antena en la punta de la pieza de mano, que se aplica sobre la piel.

La radiofrecuencia facial unipolar puede ser desde medianamente superficial hasta medianamente profunda, dependiendo del enfriamiento y otros ajustes utilizados.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.